Rebranding: cambiar para seguir ganando

Desde el mismo momento en el que nace una marca, empiezan a proyectarse simultáneamente estrategias de marketing para asociarla con unos determinados valores. Su objetivo es lograr que los consumidores se puedan identificar con ellos y, por tanto con la propia marca. Esto supone un trabajo constante, planeado con una visión a largo plazo. Pero, ¿qué pasa cuando esa estrategia se queda anticuada?

La mayoría de las marcas con el paso de los años, acompañados por los cambios que se van produciendo en la sociedad, comienzan a perder posiciones en la mente de los consumidores.

Llegado este punto, toca evolucionar, cambiar y adaptarse a los nuevos tiempos y también a los nuevos consumidores.

Caso McDonald’s

Ninguna marca es eterna y ninguna escapa de la necesidad de reformarse. El caso de McDonald’s es paradigmático: que un gigante del branding tenga que sentarse a replantear su estrategia y su comunicación es el ejemplo perfecto de que los consumidores no se casan con nadie.

McDonald’s, venía de ser el rey del fast-food. Su imagen era reconocida en cualquier lugar y las ventas no paraban de crecer. Pero llegaron nuevos tiempos y los números empezaron a desinflarse: los clientes comenzaron a percibirla como una marca poco saludable.  Además empezó a proliferar una competencia con un enfoque que aun siendo fast-food apuntaba hacia un enfoque más gourmet y saludable. Los consumidores estaban dispuestos a pagar un poco más por un producto de una calidad y servido en establecimientos con maneras de restaurante.

Vista la situación, ¿qué cambio para seguir ganando?

Rebranding MacDonald's logo antiguo nuevo

Una de las primeras modificaciones que la compañía encaró tuvo que ver con la parte más reconocible de la marca: el logo. Ese característico color rojo, asociado a la comida basura, dio paso a un logo verde, que proyecta ahora una imagen más ecológica y saludable. También evolucionó hacia un diseño menos recargado y, por tanto, más sencillo y actual.

En cuanto a sus establecimientos, volvieron a diseñar prácticamente desde cero. Los colores chillones y llamativos dieron paso a una paleta más natural, que utilizaba verdes, marrones, negros así como piezas de madera para conseguir un ambiente más acogedora.

El pilar fundamental, la comida, también tuvo modificaciones. Las hamburguesas y las patatas fritas empezaron a convivir con ensaladas y frutas.  El golpe definitivo fue la estrategia de asociación con reconocidos chefs que colaboraban en la creación de menús gourmet, de manera que potenciase la nueva imagen de cadena preocupada por la calidad.

Nuevo modelo establecimiento Mcdonald's

Todo este aluvión de novedades ha conseguido mantener a la marca entre las diez más valiosas del mundo. Está claro que el futuro es verde, saludable y ecológico y McDonald’s no quiere perdérselo.  

Todavía es pronto para saber si estos cambios darán sus frutos. Pasar de ser una cadena con una historia ligada a la comida basura, a una cadena con tintes saludables, no es algo que se pueda conseguir de la noche a la mañana. La compañía ha sabido escuchar a sus clientes y ofrecerles aquello que estaban demandado. El tiempo dirá si en un futuro consiguen posicionarse como la marca que quieren.

Comentarios (0)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Entradas relacionadas

22 noviembre

¿Cómo crear con una campaña offline algo interactivo, sencillo e impactante? Voilà! Esta innovadora manera de hacer encuestas a pie de calle es el resultado de un proyecto de arte…

Publicidad Offline interactiva - Candidatos

23 septiembre

La estrategia de canales convencionales ha muerto. En la aventura de captar nuevas audiencias y obtener a la vez resultados comerciales empezamos a ver propuestas sorprendentes que…