Las fronteras de la inteligencia artificial

Las fronteras de la inteligencia artificial

 

La inteligencia artificial (IA) es la tecnología más avanzada en el sector publicitario, se emplea en el desarrollo de contenidos personalizados y recomendaciones de productos relevantes para el consumidor. Su aliado es el big data que se encarga de analizar grandes volúmenes de datos para obtener conclusiones y soluciones a nuevas oportunidades y problemas de las empresas.

Encontramos la IA integrada en procesos cotidianos de los que no somos conscientes, como búsquedas en Google o asistentes virtuales.

Limites de la IA

Pero, como todo, la inteligencia artificial se topa con ciertos límites, hasta ahora sin solución. Nos referimos a las acciones que dependen de la conciencia del ser humano, elemento del que la IA no dispone: creatividad, empatía, imaginación, duda, intuición, ética y capacidad de crear nuevas preguntas. Se trata de procesos que la IA no puede realizar por sí sola, al  no poder recurrir ni a recuerdos ni experiencias propias de otros acontecimientos.

La inteligencia artificial no está pensada ni tiene la capacidad para sustituir ni a los directores estratégicos ni a los creativos, sino que se presenta como una herramienta que se basa en los datos obtenidos de clientes, campañas, mercados… y que ofrecerá grandes ventajas para nuestro sector. El aprendizaje y la experiencia se la proporciona el ser humano a la máquina, esta solo es capaz de detectar patrones de comportamiento.

Un ejemplo de lo que la IA ya ha conseguido es un spot creado, en parte, por una IA. La campaña de Lexus se basaba en otras campañas de productos de lujo y las emociones que generaban en los espectadores.

Compartir

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button