La música en la publicidad

0 Comunicación | Digital | Marketing | Publicidad | música

Algunos de los anuncios más importantes de las últimas décadas tienen que ver con la música, y no solo en forma de jingles.

Desde los primeros días de la publicidad, la música y los anuncios de televisión han ido de la mano.

Un ejemplo de ello es el caso de John Lewis, cuyos anuncios navideños son tan conocidos por su elección de canciones sentimentales como por sus guiones. También está Vodafone que, a principios de los años 90, catapultó a “’Bohemian Like You”, de The Dandy Warhols, entre los cinco primeros del Reino Unido.

¿Por qué la música funciona tan bien y cómo pueden los anunciantes aprovecharla al máximo?

Impacto emocional y memoria

Todos tenemos canciones que nos recuerdan un cierto lugar o tiempo en nuestras vidas. Esto se debe a que, para procesar la música, utilizamos las mismas partes cerebro responsable de la emoción y la memoria.

Debido a la respuesta emocional que se obtiene de una pieza musical (positiva o negativa dependiendo del contexto y el sonido), la memoria asociada también tiende a ser fuerte. Esta teoría no solo se aplica a los momentos de la vida cotidiana, sino también a una canción en una película, en la radio o en un anuncio de televisión.

Por eso, últimamente, os sorprendéis contando algo relacionado con elfos por todas partes, es algo normal.

Conducir una historia

La música por sí sola puede ser una herramienta poderosa, pero se vuelve todavía más efectiva cuando resalta o corresponde a una historia o arco narrativo.

Un ejemplo de ello es el anuncio “Balls” de Sony en 2005. Creado para promocionar los televisores LCD de alta definición de la marca, el concepto del anuncio iba a ser una celebración visual del color. Se lanzaron 250.000 bolas de colores por las colinas de San Francisco, y se reprodujo el momento a cámara lenta, al tiempo que sonaba ‘Heartbeats’ de José González. El visual en sí ya es lo suficientemente llamativo, pero el efecto hipnótico y atractivo se consiguió gracias a la utilización simultánea de video y música.

Creación de marcas

Muchos anunciantes eligen específicamente canciones existentes de artistas que desean presentar, sin embargo, otros eligen una estrategia de crear deliberadamente música para nuevos anuncios.

McDonald’s hizo esto en 2003 cuando contrató a los Neptunes para producir, y a Justin Timberlake para grabar, su nueva canción’I’m Lovin’ It’. La campaña en sí misma generó gran expectación debido a la participación de Timberlake, pero la influencia del tema musical se incrementó al emplear el título como lema para los anuncios de televisión y las vallas publicitarias.

Y en Navidad, más que nunca. Es la música la que se convierte en la verdadera protagonista. De hecho, hay jingles que ya forman parte de los villancicos. “Vuelve a casa, vuelve” o “las muñecas de famosa” se cantan mezcladas con “El chiquirritín” o “La marimorena”.

Las canciones les aportan un toque más de sentimentalismo que le da fuerza a los anuncios ¿o crees que el anuncio de Apple sería lo mismo sin la BSO de up?

En NCA procuramos vivir siempre con música, integrarla en trabajos y en el día a día, porque es una vía a través de la que expresarnos, liberar la mente y, por qué no, de compartir algún que otro desafine con nuestros compañeros.

 

Comentarios (0)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Entradas relacionadas

26 abril

EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO 5.0 Tras el escándalo de los datos cedidos por Facebook a Cambridge Analytica, fueron muchos los que pusieron el grito en el cielo y dijeron que iban a dej…

El sindrome de Estocolmo

19 marzo

Hoy, como bien sabréis todos es un día muy especial para todos los que tienen de nombre José y Josefa, y por ende, para todos los que son padres, ¡es el día del padre! Muchos son l…

día del padre

Call Now Button