La inclusión del colectivo LGTBI en la publicidad

La inclusión del colectivo LGTBI en la publicidad

La publicidad siempre ha sido un reflejo de la sociedad, que no deja de cambiar y evolucionar, y poco a poco la publicidad lo hace con ella. El problema llega cuando se perpetúan ciertos roles de género o determinados estereotipos que no deberían ser los correctos ni los establecidos, como los que afectan directamente al colectivo LGTBI.

Si viajamos atrás en el tiempo no había consumidores que no fueran heterosexuales, o más bien las empresas lo creían así y la homosexualidad era invisible para las marcas. Y es que aun hoy en día, hay poca visibilidad y normalización del colectivo LGTBI en la publicidad. En 2018 el 99% de las parejas y las familias que salieron en publicidad eran heteronormativas, ¿por qué? Porque muchas empresas tienen miedo a que se asocie su empresa al colectivo LGTBI, pudiendo afectar a su imagen y a sus ventas. Así pasó con El Corte Inglés, cuando subió a YouTube un ‘spot’ donde aparecían dos padres en la vuelta al cole, esto desató la ira de Hazte Oír, quien recogió 21.000 firmas para que el vídeo fuera retirado. Al poco tiempo el ‘spot’ fue eliminado de la plataforma.

Poco a poco hay más inclusión queer, pero no todas estas veces se consigue el objetivo propuesto, sino justo el contrario: causar revuelo y no una normalización, perpetuar estereotipos erróneos, reducir el colectivo a determinados clichés que no se corresponden con la realidad y que hacen que todo lo que se está intentando cambiar se pierda.

Pero por supuesto no todas las campañas se han hecho de manera errónea, sino que han conseguido normalizar e incluir a parejas y personas homosexuales, concienciando poco a poco a la sociedad. Como es el caso de Coca-Cola, Ikea, Burguer King, Tinder, McDonald´s, Pepsi, Desigual… y otras marcas que poco a poco han ido incluyendo al colectivo. Y es que este no cuenta solo con personas homosexuales, sino con bisexuales, intersexuales, transexuales, etc. Siendo estas últimas las que menos representación tienen en publicidad y en televisión, debido al fuerte tabú que existe al respecto. Algo que también ha intentado cambiar Gillette con su último anuncio perteneciente a su campaña #MyBestSelf, donde muestra a un adolescente transexual que se afeita por primera vez con la ayuda de su padre y Gillette.

Se debería de exigir a las empresas a que tuvieran una buena estrategia de responsabilidad social corporativa, mostrando al colectivo LGTBI sin estereotipos y sin conseguir el objetivo contrario. Y es que cuando se incluye la diversidad en la publicidad se envía un mensaje muy potente a la sociedad, pero también a los empleados, concienciando dentro y fuera de la empresa. Así, algún día, será un tema de que no haya que hablar.

Compartir

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button