¡Influencers, influencers! ¡Marcas, marcas!

Lejos queda la época de los primeros influencers. Aquellos que lo eran sin saber cuánto repercutía su opinión en el consumo de las marcas. Aquellos que, por gusto, contaban su experiencia al usar un producto o servicio. Críticas reales, sin coacción ni sutilezas. Cuando algo no cumplía con sus expectativas lo ponían de manifiesto pero, si por el contrario era bueno, lo recomendaban abiertamente.

Es entonces cuando las marcas detectan una nueva manera de monetización.

Cuando las marcas transformaron a las personas normales y corrientes en influencers.

¿Ganar dinero con lo que haces como pasatiempo? ¡Yo también quiero!

Y como pasa con la mayoría de las cosas que funcionan, entra todo el mundo y se pierde la esencia con la que empezó. Las referencias pasan a ser reales a compradas y el empeño e interés del principio no perdura en los nuevos influencers. Se convierte en un plan alternativo al puesto de trabajo convencional y nace una pretensión de vivir de las marcas por un esfuerzo menor que si estuvieran en el mundo laboral.

Mientras crece el número de nuevos influencers, también aumenta el número de empresas que quieren subirse al carro de esta nueva estrategia de marketing.

¿Es válida cualquier persona con un gran puñado de seguidores en las redes sociales? Clic para tuitear

Los beneficios de que un influencer vanaglorie tu marca y muestre tu producto no son discutibles, pero como toda estrategia hace falta un estudio previo para el diseño de la misma. No vale todo, no valen todos.

¿Cómo puedo encontrar el influencer ideal?

                                                                 Las cinco fases de proceso de selección de influencers. “Soy Marca”- Luis Díaz

 

Estudia con detenimiento la situación de tu empresa, el mercado, las posibilidades y busca el influencer que más se ajuste a la personalidad de tu marca.

  1. Puesta en marcha: Empezar nunca es fácil. Haz reuniones de equipo más allá del departamento de marketing. Recaba información y crea un briefing con todos los datos internos y externos de la empresa. Además, en este punto necesitas tener claro cuáles son los objetivos.
  2. Categorización de consumidores: Debes tener seleccionados los segmentos y las características clave como necesidades, intereses o consumo de medios. La muestra ha de ser lo suficientemente extensa para que los cálculos estadísticos no te desvíen del camino. En esta fase realiza un estudio cuantitativo para obtener información relevante y excluyente a la hora de seleccionar al influencer.
  3. Preselección de influencers: Aunque esta es la fase más complicada, no desesperes. Crea una lista de influencers por segmento. Un truco para encontrar sus perfiles es a través de hashtags específicos que servirán de filtro. Criba tanto a los influencers potenciales como a los que no son nada recomendables para tu marca.
  4. Inmersión cualitativa: Convoca una reunión de grupo de consumidores para recabar más datos como qué redes utilizan o cuándo lo hacen. Es posible enseñarles los influencers pre-seleccionados para descubrir la opinión in situ que tienen de ellos.
  5. Lista final de influencers: ¿Ya tienes tu lista de influencers? Es hora de contactar con todos. Recuerda que detrás de los pseudónimos y perfiles hay personas de verdad, por ende, trata con la persona, no con el personaje.

 

Realiza un estudio previo con detenimiento. No todos los influencers son buenos para tu marca. Clic para tuitear

 

Parece más fácil de lo que es, ¿verdad? Sin embargo, si le dedicas tiempo y utilizas los recursos adecuados para conocer en profundidad mercado, producto, consumidor e influencer conseguirás alcanzar los objetivos marcados para tu estrategia de influencer marketing.

Compartir

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.