Feminismo en la publicidad, ¿Realidad o Ficción?

Peggy olson mad men chica feminismo

Se acerca el 8 de Marzo y las marcas se preparan para sacar campañas en apoyo a la mujer, pero ¿es solo una forma de adherirse a la moda o se trata de un compromiso verdadero?

Hoy en día, la sociedad espera que las empresas sean abanderadas de causas sociales, y por tanto actúen de forma responsable.  Se espera de ellas que publiquen mensajes reivindicativos o hagan anuncios empoderando a la mujer. El problema puede surgir en el momento en el que ese posicionamiento en pro de la igualdad no se ve reflejado en el día a día.


Si se atiende a los datos:

El último estudio de Kantar refleja que existe una disparidad entre lo que los consumidores perciben y lo que los profesionales del sector publicitario creen. Un 45% del primer grupo cree que la publicidad no representa de forma adecuada a la mujer. Esto contrasta con el 91% de los publicitarios que piensa que el papel que recae sobre la mujer en las campañas publicitarias sí es positivo.

Por otro lado, en los anuncios en los que ambos géneros están representados, los hombres tienen un 38% más de posibilidades de aparecer en un lugar destacado frente a la mujer. Y si atendemos a las campañas que han ganado en Cannes los últimos 10 años, observamos que los hombres aparecen hasta 4 veces más en pantalla y que intervienen 7 veces más que las mujeres.

cartel vitange persona apoyo feminismo  We can do it!


Analicemos un ejemplo concreto:

Durante la última edición de la Super Bowl,  Audi realizo un spot en el que trataba la desigualdad salarial y de oportunidades que las mujeres tienen en la sociedad. Así, aunque en principio la vocación de la compañía es un llamamiento claramente feminista, el conflicto aparece cuando miramos más allá de la campaña. Si atendemos a la composición de su junta directiva: las mujeres tienen un papel anecdótico.

De esta forma, queda visto que, como se dice popularmente, del dicho al hecho hay un trecho. Las buenas intenciones parecen presentes,  pero lo que en realidad falta es que los cambios pasen a ser verdaderamente efectivos y se implementen en el día a día de las empresas.

Compartir

Comments are closed.