El vínculo agencia-cliente y la creatividad

En el momento en que un cliente acude a una agencia de marketing y publicidad solicitando sus servicios, puede ir con una idea bastante clara de lo que quiere desarrollar o dispuesto a dejarse sorprender por las ideas que le presenten en la agencia.

Cuando el cliente da ese margen de libertad, se crea un vínculo cliente-agencia muy especial. Ambos trabajan en consonancia y armonía, logran crear algo nuevo e innovador. Y se sienten mucho más contentos con el trabajo realizado.

No obstante, esto no siempre es así. En ocasiones el cliente pone barreras muy estrictas a la creatividad de la agencia, ya sea debido a unas guidelines definidas, libros de estilo internacional, normas de marketing férreas, etc. Si se deja aconsejar por la agencia, es solo en cuestiones limitadas y siempre bajo sus directrices. Esto, finalmente, acaba por generar tensiones entre ambas partes.

Ofrecer diferentes ideas y alternativas

Para evitar lo anterior en NCA siempre tratamos de proponer varias líneas creativas. Algunas orientadas hacia un aspecto más racional y formal, otras hacia una idea más creativa y alocada. Por supuesto el cliente puede optar por lo conocido y lo más convencional, y obtener magníficos resultados.

Pero en otras ocasiones, cuando no se han impuesto tantas restricciones a la creatividad y finalmente se escoge la opción más arriesgada, se pueden alcanzar los mismos objetivos o aún mejores. La diferencia reside en el grado de popularidad, recuerdo y prestigio que puede aportar una campaña fuera de lo común, ya que estas aportan un plus de notoriedad a la marca en cuestión.

Resulta enormemente gratificante trabajar con personas ilusionadas con un proyecto que se desarrolla dentro de la agencia. No hay nada mejor que el cliente y la agencia mantengan un feedback constante basado en la confianza y el compromiso, ya que este ambiente es el idóneo para el surgimiento de las mejores ideas.

La importancia de hacer lo que el cliente necesita

En definitiva, una buena agencia es aquella que desarrolla lo que el cliente realmente necesita, no lo que quiere. Porque aunque un cliente posea ideas más claras acerca de lo que quiere llevar a cabo y de cómo lo quiere, el trabajo de la agencia no es obedecer ciegamente, si no replantearse lo que el anunciante requiere. La clave se encuentra en estudiar cada caso y cada situación para saber qué es lo que más le conviene a su cliente, y recomendarle las mejores opciones para encaminar su estrategia.

En NCA tratamos de ayudar a nuestros clientes en todo lo que nos piden. Aconsejarles con lo que consideramos mejor para ellos, y trabajar en un ambiente profesional cercano, lleno de ideas originales e innovadoras que logren alcanzar todos los objetivos que se propongan.

Comentarios (0)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Entradas relacionadas

22 febrero

Si las experiencias se han convertido en las reinas del marketing, no sería arriesgado afirmar que el marketing de los sentidos es su mejor aliado. No hay marca que se resista. Y e…

31 octubre

Halloween y el dayketing: un recurso efectivo para campañas publicitarias Cada vez más marcas consideran que pueden enmarcarse en Halloween. Se trata de un ejemplo claro del dayket…

Call Now Button