El cambio climático: ¿una verdadera preocupación o puro marketing?

El pasado 23 de septiembre, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebró en Nueva York la Cumbre del Clima, con el objetivo de abordar uno de los grandes desafíos – por no decir el mayor – del siglo XXI: el cambio climático. Países, organizaciones e instituciones mundiales están cada vez más concienciadas con este problema de dimensiones planetarias.

Sin embargo, no son los únicos preocupados por este tema: empresas y marcas poco a poco parecen estar dándose cuenta de la importancia del asunto y actuando en consecuencia. Y es que el cambio climático atañe a todos los miembros de la sociedad. Los gobiernos deben ser quienes establezcan los marcos regulatorios que palien de manera efectiva esta catástrofe medioambiental, la responsabilidad no solo recae en ellos. Empresas y marcas deben difundir y concienciar a los ciudadanos y visibilizar al máximo lo que está ocurriendo, para evitarlo en la medida de lo posible o al menos minimizarlo.

Cada vez más empresas llevan a cabo estrategias comerciales para concienciar a la sociedad, y ayudar con sus prácticas diarias a contrarrestar los efectos del cambio climático. Son frecuentes las campañas de visibilización que además de generar conciencia, transmiten a los consumidores una imagen de marca sostenible y responsable, con los consecuentes beneficios para la reputación de las marcas.

¿ES CIERTA TODA ESTA IMAGEN QUE LAS MARCAS HAN CONSTRUIDO?

Marcas como McDonald’s, Starbucks, Adidas o Ikea están intentando, dentro de su sector y sus posibilidades, cambiar su manera de producción, distribución o venta para reducir al máximo los posibles perjuicios que puedan ocasionar en el medioambiente.

Dado el impulso que da a la imagen de una marca su implicación pública en cuestiones medioambientales, algunas empresas han querido aprovecharse de la situación sin llevar a cabo prácticas que corroboren sus supuestas posiciones. Es común encontrar estrategias empresariales que visibilicen el cambio climático y que fomenten un cambio de conducta, cuando en realidad estas mismas empresas no son consecuentes con los ideales que promulgan. Esta preferencia por las marcas comprometidas ha provocado que las empresas aprovechen la responsabilidad social como solución para “limpiar” conciencias en muchas estrategias de marketing.

A pesar de ello, ya sea por motivos sinceros o por hacer marketing, es importante que las marcas cambien sus hábitos y visibilicen este problema. No es malo este doble objetivo, siempre y cuando se contribuya a evitar el final que nos espera.

Comentarios (0)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Entradas relacionadas

26 julio

¿Cómo crear publicidad original en el mundo del cine y la televisión? Sacándola de su medio natural. Fox Movies ejemplifica a la perfección en su gráfica lo molestos que llegan a s…

Creatividad de Cine

21 diciembre

Sin duda las campañas navideñas son grandes generadoras de éxitos, tanto que hasta los consumidores más duros se emocionan. Sin saber cómo llegan a gran cantidad de personas convir…