Consumidores de emociones y ‘branded content’ (I)

0 Marketing | Publicidad

Vivimos en una era de posibilidades ilimitadas. La aparición de Internet es el gran desencadenante de los cambios culturales, económicos y sociales del siglo XXI. Hoy, una gran idea bien comunicada puede llegar a millones de personas en pocos segundos y mover la conciencia o los sentimientos de todo el planeta. Los clientes se han convertido en consumidores de emociones.

Internet y las nuevas tecnologías le han dado al individuo el poder de la información, de la conexión, de la comunicación. Todo está a nuestro alcance.

El cambio de comportamiento de los consumidores, la fragmentación de los medios y la transformación tecnológica han propiciado la aparición de nuevas formas de hacer publicidad. En un mercado cada vez más competitivo, la creación y distribución de contenidos relevantes para los, cada vez más exigentes consumidores, deben adaptarse.

En este contexto, las emociones se han convertido en el desencadenante de las decisiones y acciones de nuestro día a día. Todos buscamos sensaciones, nuevas experiencias que nos estimulen y nos hagan disfrutar del poco tiempo libre del que disponemos. En un mercado cada vez más exigente y competitivo, el objeto de consumo por excelencia en nuestro siglo son las emociones.

Dentro de las fórmulas basadas en crear y distribuir contenido relevante para el consumidor, destaca el llamado el branded content. Se trata de un formato publicitario que busca proyectar los valores de la marca con un contenido interesante para el consumidor.

A través de la creación de vínculos entre el consumidor y la marca se consigue añadir valor, de manera que los contenidos generados siempre serán relevantes para su público objetivo. De este modo se incrementa la conexión del consumidor con la marca.

En definitiva, la clave del éxito consiste en poner al consumidor en el centro de la comunicación y ofrecerle un contenido no invasivo que le resulte relevante e interesante, sobre todo en una época en la que los usuarios estamos sobreexpuestos a contenidos, noticias e información.

branded-content-popeye

Para muchos expertos el primer caso de branded content, es el famoso personaje de dibujos animados, Popeye el Marino. En 1929 los productores de espinacas necesitaban aumentar sus ventas, especialmente entre los niños. Así, de la creatividad de la Cámara Norteamericana de Productores de Espinacas nació Popeye, siendo un gran ejemplo de cómo una buena estrategia de contenidos puede fomentar las ventas.

En próximas entradas del blog mostraremos otros ejemplos de branded content que han realizado algunas marcas y que merece la pena mencionar.

Comentarios (0)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Entradas relacionadas

30 agosto

Hoy mismo empieza en Madrid la Mercedes Benz Fashion Week y para algunos de los desfiles se necesita una “llave”: una invitación de la propia firma o diseñador. Estos tarjetones, e…

Invitaciones MFW

20 mayo

Si echásemos la vista atrás, quizá sólo un poco después de la llegada de Internet, pensaríamos que muchas de las cosas que hoy ya son realidad sólo eran parte de una película de ci…

Call Now Button