logo

Las nuevas experiencias de compra

encuesta-satisfacción
El diseño y la ambientación de los puntos de vent
a se han convertido en un elemento estratégico a la hora de generar diferenciación y marca a largo plazo. Incluso la compra online ha modificado conductas y tendencias. Los hábitos de compra electrónica han incorporado exigencias a las que muchas marcas no están dando respuesta por creer que no son dos disciplinas ajenas.

Merece una mención aparte el concepto “experiencia de compra”, que hoy se postula como eje principal en cualquier punto comercial de cara al público. ¿Cómo se gesta una correcta experiencia de compra? Son muchos los factores a tener en cuenta. En primer lugar deberíamos decir algo que ya casi parece una obviedad: las tiendas son las extensiones visibles de una marca, sus estandartes y embajadoras. Lo invertido en comunicación y publicidad se puede poner en peligro si la puesta en escena del punto de venta es antigua, aburrida, caótica o impersonal, si no cuida los detalles ni las esencias a transmitir, si carece de propuesta.

Un cliente que no se ve obsequiado con una buena experiencia en tienda será muy reacio a reconsiderar cualquier estímulo publicitario posterior, ya que habrá sido testigo del desequilibrio y la desatención de la marca.

El futuro nos aconseja una visión holística, sin aristas, homogénea y nítida ante el consumidor. Las empresas que así lo entiendan tendrán ya mucho ganado. Vivimos en la era de las experiencias, del constante story emocional, de los discursos veraces que construyen y alimentan lazos de unión.

Cada vez será más importante la aplicación de nuevas disciplinas. Hablamos de teatralizar los espacios comerciales para ofrecer emociones nuevas que creen sinergia, que redondeen imágenes corporativas en pos de un único objetivo: la eficacia y la pervivencia comercial. El viejo retail de las naves atestadas de productos apilados bajo una luz fría tiene los días contados.

Deja un comentario