logo

Brand Entertainment, la opción de futuro

La inminencia de todo lo que nos rodea es feroz. El pasado cada vez acorta más los plazos para ser considerado como tal. Todo lo que ha sucedido hace un día lo es. Y si hablamos de comunicación los plazos se acortan vertiginosamente. ¿Qué está pasando?

Centrémonos en nuestro negocio. Hace muy poco los spots eran la forma más fácil y efectiva de llegar a las personas y persuadirles de la compra de productos y servicios.

Curiosamente, hoy, están perdiendo protagonismo, efectividad y credibilidad. Las instituciones y las corporaciones (aquí entran las marcas) han dejado de gozar de la credibilidad instantánea que les daba salir por la pequeña pantalla.conversacion-clientes

¿Qué buscan ahora los consumidores? Lo primero, que no se les catalogue como tales sino que en primer lugar se reconozca y valore su condición de personas, esos seres inteligentes y evolucionados que tienen curiosidad por las cosas y agradecen que otros les entretengan e inspiren. Marcas humanizadas con un discurso a su altura.

El hecho de vender ha pasado a segundo plano. Quizá sea la consecuencia de una correcta conversación con el cliente. La coreografía del engagement es cada vez más necesaria y apreciada. Primero quiero ser inspirado. Ayúdame a que mi visión del mundo sea más rica y completa. Después hablaremos de lo de comprar.

Red Bull, Coca-Cola, Ikea. Son solo la punta de un iceberg que en el futuro nos será muy familiar. Las grandes marcas se están convirtiendo en productores de contenidos, generadores de entretenimiento global que crea nuevas audiencias.

Este compromiso social de las marcas lo cambia todo. La relación con el cliente se ha vuelto horizontal, cercana e inmediata. Nuevos tiempos que traen nuevas reglas.

Las marcas que caminen a favor de este viento tendrán mucho camino ganado.

Compartir

Deja un comentario